CLOWNPLANET.COM… difundiendo el clown desde el año 2000


Clownplanet.com, el universo de clowns, payasos y payasas en internet.

Historia de los payasos, clowns de hoy, de ayer, de cine y tv, de hospital, noticias, grupo en facebook, cursos de clown y payaso, actuaciones y eventos, textos, libros, entrevistas, videos, festivales, enlaces y mucho más... siempre todo relacionado con el mundo clownesco.

José Pelluchi, fundador de los Payamédicos en Argentina disertó ante diputados

El psiquiatra, ecografista y especialista en Terapia Intensiva, fundador de los “Payamédicos” en Argentina disertó ante los legisladores correntinos en el marco del proyecto de ley que pretende asegurar la incorporación de los “payamédicos” al sistema público de salud. “Cuando uno está contento, felíz y se ríe está mejor defendido, y las enfermedades tienen mejor evolución y curación”, afirmó el también “ciudadano ilustre” de Buenos Aires.

Ante la comisión de Salud Pública que preside Eduardo Tassano, el médico fundador de “Payamédicos” en Argentina José Pellucchi se explayó acerca de la labor del “Payamédico” en hospitales públicos del país, y las estadísticas que demuestran su aporte efectivo en la evolución favorable de los tratamientos médicos de diversas enfermedades; en el marco del debate legislativo del proyecto de ley presentado por la diputada Alicia Locatelli que “profesionaliza” y “reconoce esta actividad”; dándole una regulación acorde y asegurando su incorporación al sistema público de salud correntino.

Mediante exposición en power point y videos, el reconocido médico pudo graficar parte del “trabajo cotidiano” con niños, adolescentes y adultos con distintas patologías; detallando el rol de los denominados “payaseñas (para sordomudos); payacalles (para disminuir el stress urbano); payamediquitas (son los que sacan al enfermo del hospital para llevarlos al teatro, por ejemplo); payapreves (prevención en adicciones, violencia de género, etc); Payaballo (son payamédicos que utilizan la equinoterapia); payapileta (para ancianos que deben practicar natación por un ACV u otra afección)”.

“Todos ellos, han tenido una preparación artística, que incluye teatro, vestuario, cualidades de la luz, y otras asignaturas. Es un proceso de conocimiento. El payamédico tiene un rigor científico, humano y ético”, sostuvo durante la charla.

Así los legisladores e invitados especiales como concejales de Curuzú Cuatiá y profesionales del medio; pudieron conocer casos concretos de niños con leucemia que tuvieron mejoría; personas con hipertensión que redujeron su presión arterial; y así sucesivamente con otras patologías, aún mucho más graves; que son parte de las estadísticas anuales, producto de la investigación constante que realizan y las que son expuestas en los “payacongresos” que se realizan hace 8 años. “En este 2015, la sede del payacongreso es Córdoba, desde el 20 de noviembre hasta el 23 incluido. Están todos invitados”, dijo Pellucchi.

Similar charla a la acontecida este jueves 10 de septiembre en Corrientes, el también declarado 6 veces “ciudadano ilustre” de Buenos Aires viene desarrollando en distintos distritos, ya que es invitado por quienes pretenden “una ley que los profesionalice y reconozca ante el sistema público”. De hecho, la “payamedicina” fue tema de debate en Formosa, Misiones, Chaco, Córdoba, Mendoza, Buenos Aires y Salta; siendo ya aprobada en la provincia de Buenos Aires donde la asociación de payamédicos colabora en la “reglamentación”.

Asistieron al cónclave desarrollado en la sala de conferencias del edificio anexo legislativo, los diputados Raquel Gómez, Anahí Moray, José Mórtola, la autora del proyecto Alicia Locatelli, el diputado nacional Carlos Rubín (que trabajará en la futura Ley Nacional de Payamédicos), concejales de Curuzú Cuatiá Maria Torres y Maria Luisa Vallejos; trabajadores del Hospital Escuela; sicólogos sociales; periodistas, entre otros interesados.

El análisis del expediente legislativo que lleva el número 10.562 continuará en la comisión de Salud que preside el Dr. Eduardo Tassano, el que tendría despacho favorable en días más, a fin de prontamente contar con la aprobación del cuerpo parlamentario. “Ni bien ello suceda, pasará al Senado con media sanción, para su sanción y posterior promulgación”, recordó la diputada Locatelli, quien agradeció la presencia del Dr. José Pellucchi y de los interesados en la temática.

Entrevista al Dr. José Pellucchi

Ni bien finalizada la charla del Dr. José Pellucchi con los legisladores, dialogó con los periodistas correntinos de la siguiente manera:

¿Quién es José Pellucchi y como surge ser payamédico?

– Soy especialista en Terapia Intensiva, Ecografista, y Psiquiatra, y cuando estaba como Terapista en el Hospital Odaondo también hacía teatro. Comencé a probar escenas que hacía en el Teatro San Martín con los pacientes internados en Terapia Intensiva cuando terminaba mi guardia. Me ponía el vestuario. Después comenzaba a ver que bajaba la frecuencia cardíaca, se normalizaba. Entonces dije: esto es terapéutico. Llamé a otros colegas, nos entrenamos en la parte artística, y nos pusimos a hacerlo a diario. Lo llamamos payamédicos porque tomamos la técnica del payaso teatral.

¿Hay que ser médico para ser payamédico?

– No. Se solicita el secundario aprobado, y un curso que nosotros damos. No hace falta ser médico.

¿Cuál es la efectividad probada?

– Hay muchos trabajos hechos por nosotros, donde se ve que disminuye la presión arterial en 12 por ciento, y el efecto dura dos horas. También trabajos de adhesión, donde se vió que gracias a payamédicos hay menos abandono de tratamientos en niños con leucemia. Casos de gente humilde que estaba lejos del hospital y que a veces faltaban o desertaban, y a partir de payamédicos venían. Y después tenemos trabajos de laboratorio donde se descubrió que teniendo el estado de ánimo optimista en forma sostenida, se libera endorfinas y éstas tienen receptores en los linfocitos que es la célula de la inmunidad, y bueno, cuando uno está contento, felíz y se ríe está mejor defendido, y las enfermedades tienen mejor evolución y curación.

¿Vale involucrarse con el paciente aquí?

– Nosotros no vamos nosotros. No va el Dr. Pelucchi. Va mi payaso. Yo no me involucro. Va el payaso Verdín Vaporín. Y el payamédico lo que hace es tratar que el paciente también se convierta en payaso. Porque todos tenemos facilidades para entrar en aspectos payasiles. Cuando uno juega con los chicos de uno, hace cosas payasas. Entonces, lo que hace el payamédico es que el paciente juegue con él como si fuera un payaso más. Entonces, la relación es entre dos payasos. Por supuesto, cuando algún paciente se agrava o fallece, al payamédico le afecta. Pero para eso tenemos un equipo de salud mental que ayuda y un cuarto tiempo donde uno hace la payagrafía que es el análisis de lo que pasó con el paciente y de lo que le pasó al payamédico.

¿Convive la medicina científica con la medicina de la sonrisa?

– Por supuesto. Somos una medicina complementaria y no somos una alternativa a la medicina vigente, la cual desarrollamos con amor. Yo soy psiquiatra del Hospital Borda y del Hospital Zubizarreta y voy muy contento a hacer las guardias y defiendo la medicina también. Payamédico es parte de la medicina. No se contrapone.

¿Hay experiencias formuladas como carrera en Argentina?

– En Argentina somos pioneros. El primer paso es que ahora tenemos un convenio con la UBA y el payamédico sale con un certificado de la Universidad de Buenos Aires. Y se va a convertir en una tecnicatura prontamente.

¿Qué tiene que saber el payamédico?

– Y una formación artística y después tiene que tener conocimientos en sicología, cuestiones que hacen a situaciones de internación y ámbito hospitalario, conocimiento de que le pasa a la persona internada, y cuidados infectológicos y seguridad; entre otros….

Fuente: http://www.corrienteshoy.com/vernota.asp?id_noticia=187633

Comenta usando tu cuenta de...

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

SUSCRÍBETE AL BOLETÍNCLOWNPLANET
Recibe la actualidad clownesca en tu correo
Nunca compartiré tus datos con terceros sin tu consentimiento previo.
Tu dirás...