¿Qué es un payaso? 2016-10-26T16:46:49+00:00

¿Qué es un payaso?

por Alex Navarro

Alex Navarro Payaso Clown PallassoComo dicen Merce Mateu y Xavi de Blas en su trabajo de investigación “El circo y la expresión corporal”

“Definir al clown es de todos los ejercicios practicados en el circo, el único, seguramente, del que nunca nadie saldrá exitoso. Todo lo que pueda ser descrito por los diccionarios no es ni totalmente justo ni verdaderamente falso.”

Es muchas más cosas… pero esencialmente, para mi, el payaso es un creador, un provocador de emociones, y sobretodo y fundamentalmente… de risa. El payaso nos hace reír, sentir y reflexionar con su visión del mundo y sus intentos de posarse por encima de sus fracasos. Nos muestra su vulnerabilidad sin tapujos, y eso lo hace humano y nos hace sentirlo cercano.

El clown intenta parecerse a los demás, trata de “ser normal” pues cree que así lo aceptarán y lo amarán, lo cual es una de sus principales motivaciones: el clown quiere ser amado por el público, quiere que sean sus amigos. Habrás oído en más de una ocasión la frase “todos tenemos un payaso dentro”. Obviamente es una metafora, la cosa no es como en la viñeta de debajo :o) pero si que es verdad que el payaso de cada uno es distinto, tiene sus peculiaridades que lo hacen único y por eso podemos decir que “tenemos un el payaso que llevas dentro alberto tugorespayaso dentro”.

Llámalo payaso propio, payaso interior, estado clown, o dimensión clown… para mi son diferentes formas de decir lo mismo. La cuestión es abrir la puerta al ingenuo, inocente, ridículo y estúpido personaje que todos somos, soltar lo aprendido en nuestro camino hacia la adultez, desprendernos de las murallas que hemos edificado para protegernos, derrumbar las máscaras que nos hemos ido poniendo con los años y dejar aflorar la locura interna, recuperando en parte algunas de las pautas esenciales de cuando fuimos niños.

Por lo tanto… decir que “tenemos un payaso dentro” es al fin y al cabo hablar en un lenguaje coloquial que todo el mundo entiende. Aunque… después de hacer la siguiente reflexión, uno podría empezar a pensar que lo de tener un payaso dentro, a lo mejor es literal :o)

Los niños entre 1 y 4 años son puros payasos pues incorporan de forma natural los principales preceptos del payaso (¿o es al revés?), y si todos hemos sido niños… todos hemos sido payasos.

Alex Navarro

Lo que ocurre es que luego crecemos y empezamos a ponernos máscaras, a edificar muros para protegernos de lo externo, no sea que nos hagan daño. Y cuando nos protegemos nos estamos defendiendo, evitando mostrarnos vulnerables, nos protegemos porque tenemos miedo, y el miedo nos hace olvidar aquello que fuimos cuando niños: inocentes, vulnerables, torpes, curiosos, tiernos, tercos, espontáneos, entusiastas, juguetones, emotivos… El clown es por decirlo de alguna manera, el niño que todos llevamos dentro, que no tiene tabúes, que disfruta jugando y que quiere ser como los demás, como los adultos, aunque nunca pueda conseguirlo.

bebe-baby.
.
.

Cuando crecemos no nos hacemos adultos…
nos adulteramos.

Tortell Poltrona

.
.

.

Como iba diciendo… los niños entre unos cuantos meses y 4 años son 100% clowns, podemos aprender mucho de ellos, pues tienen el “timing”, la ingenuidad y algunas de las más importantes pautas básicas del clown de forma natural. De hecho pueden establecerse muchos paralelismos entre un payaso y un niño. Te pondré algunos ejemplos:

1- Quieren ser amados por sus padres y en general por el mundo entero (el clown por el público)

2- Quieren ser como los adultos y tratan de imitarlos (el clown hace lo mismo, desea integrarse e intentará parecerse a la gente “adulta y normal”)

3- Son espontáneos y no tienen sentido del ridículo.

4- Expresan sus emociones sin ponerles límite y pueden pasar instantáneamente de una a otra.

5- Si un niño de esa edad está por ejemplo golpeando con un juguete un mueble, parará un momento para mirar a su papá o mamá (compartir con el público), si sus papas se ríen… buena onda (éxito) eso significa que hay que seguir golpeando el juguete, si no ríen (fracaso) hay que golpearlo con más fuerza o bien buscar otra vía, quizás ir a golpear otro mueble, o golpear el mismo mueble con otro juguete. A los niños les gusta ser observados (al payaso también) y, al igual que el payaso con el público, la actitud del niño dependerá de la reacción del adulto cuando el niño lo mire buscando su complicidad.

6- En general, si los riñes no se defenderán, a lo sumo llorarán o se sentirán en evidencia, pero seguramente se vengarán más tarde quizás con su actitud hacia ti, o quizás haciendo una trastada aún mayor. El payaso no se defiende ante un “ataque”, y menos de la autoridad, pero luego puede vengarse.

7- Son tremendamente curiosos y cualquier cosa puede sorprenderlos y alucinarlos (capacidad de asombro).

8- Si les regalas un juguete carísimo pueden sacarlo de la caja, dejarlo a un lado, y pasarse horas jugando con la caja y el envoltorio (el mundo al revés).

Podría continuar pero pasaré a relataros un par de anécdotas de mi hija cuando tenía 16 meses, la cual a tan temprana edad realizó de forma natural algunos gags clásicos. Como cualquier niño de esa edad, claro.

Donde vivíamos en ese momento había muchos olivos y era la época en la que el suelo estaba lleno de aceitunas. Fuimos a dar una vuelta y ella empezó a coger olivas del suelo hasta tener sus dos manos completamente llenas, entonces se le cayó una y al agacharse para recogerla se le cayeron varias. Me miro e intento recogerlas de nuevo y se le cayeron otras, y así una y otra vez (seguramente habrás visto este gag en algun payaso por ejemplo recogiendo las hojas de un periodico del suelo, o recogiendo cosas que se le han caido). El otro gag fue en casa. Teníamos varios globos por el suelo y le pedí que me trajera uno, fue totalmente decidida a cogerlo, pero antes de llegar a tocarlo sin querer lo golpeó con su pie y el globo avanzó debido al golpe, me miró sorprendida. Lo volvió a intentar varias veces y siempre le pasaba lo mismo. Era de risa total.

Pero no me malinterpretes… el clown no es un niño, ni es infantiloide, pero lo que si es cierto es que muchas de las pautas de comportamiento o actitudes de los niños las encontrarás en un payaso: la curiosidad, la capacidad de creer que puede hacer cualquier cosa, el entusiasmo, la fantasía, el tránsito instantaneo de una emoción a otra, el irse por las ramas, las ganas de jugar… y muchas otras.

A lo que íbamos…

En sus orígenes el payaso (me remonto a la historia más inmediata y al payaso que todo el mundo conoce, el de nariz roja) nace en el circo y es este un payaso (llamado Augusto) ingenuo, torpe y estúpido, al que todo suele salirle mal. Su contrapunto es el clown de cara blanca el cual representa a la autoridad, y que es elegante, serio, y poco amigo de bromas. El Augusto acostumbra a arruinar el número que el clown de carablanca trata de hacer. Llegará tarde, o demasiado pronto, o armara un lío con cualquier cosa. Si tocan una pieza musical, el Augusto se equivocara, desafinará, o ira a destiempo. A pesar de ello en general el Augusto siempre gana, es decir siempre arruina lo que el carablanca trata de hacer y acaba perseguido por este.

En el pasado era habitual el payaso multidisciplinar (además de payaso era acróbata, malabarista, músico, etc), de hecho gran parte de los payasos de circo empezaron siendo artistas de otras especialidades y al hacerse mayores y no poder realizarlas acababan convirtiéndose en payasos. Obviamente sigue habiendo muchos payasos multidisciplinares, pero diría que un numero significativo de los clowns actuales se han especializado en la parte cómica. También creo que es destacable la tendencia de ciertos clown a dar un toque bufonesco al clown.

Podríamos decir que el clown tradicional jugaba con situaciones más básicas como el tropezón, la bofetada o los juegos de “humillación” al Augusto por parte del Carablanca, y el clown actual juega más con las emociones del público, proponiendo también situaciones cotidianas con las que el público se identifica.

El registro de un clown es diferente al de un actor. El clown no interpreta lo que le pasa, lo vive y reacciona ante cualquier impulso externo. No esta encerrado en un mundo ficticio (para el clown no existe la cuarta pared como en el teatro convencional), vive en un mundo real que comparte con todos. Como dice de manera magistral Claret Clown: “La cuarta pared en el payaso está detrás del público”. En cierta manera es como conectarse a una determinada frecuencia, entrar en una dimensión paralela; la dimensión donde habita el payaso.

El arte del clown requiere no solo de una gran creatividad y una particular visión del mundo, sino, y sobre todo, de una gran honestidad escénica.

Un payaso no es un actor, un payaso es un payaso. Un actor puede componer un personaje a partir de ciertas consignas dadas por el director o por la obra que este interpretando, aunque no tengan nada que ver con su propia personalidad. Pero el payaso existe ya dentro de uno, es uno mismo. Como dijo Roberto Benigni: “El actor inventa o interpreta un personaje, mientras que el payaso encarna el suyo propio”. Se trata de observarte, de ver como te mueves, como reaccionas, que tics tienes y entonces llevarlos al limite, a la locura. En cierta forma el clown se basa en tu propio ridículo. Puedes tener diferentes tipos de clowns ¡¡¡tantos como personalidades en tu interior!!! Pero a pesar de ello habrá uno de ellos que será el predominante, el más parecido a lo que somos. Además actualmente no se escriben obras para clowns, los clowns son siempre los creadores de sus propias obras o versionan obras que no están pensadas para clowns.

Hay payasos y payasitos… no basta con maquillarse, ponerse un disfraz de ropas amplias de colores, una nariz y hacer muecas para ser payaso. Las sonrisas de plástico no sirven, han de ser auténticas. Hay vendedores de globos, maquilladores de niños, animadores de fiestas infantiles, que se disfrazan de payaso. Obviamente, son trabajos muy dignos, pero ser un verdadero clown es mucho más que eso. Un verdadero payaso es aquel que no actúa, sino que es, que no se esconde tras la mascara del maquillaje o la nariz (si es que lleva maquillaje o nariz). Para ser un verdadero payaso hay que ser honesto, desnudarse (metafóricamente hablando, o literalmente como Jango Edwards) delante de su público, tener una visión cómica de las cosas, “timing”, mirar y ver, escuchar, estar atento, aprovechar todo lo que ocurre a su alrededor, tener intención, ser claro, no pensar sino accionar, invocar, evocar, provocar.

“Creer que se es payaso por ponerse una pelotilla roja en la nariz, un par de zapatos desmesurados y aullar con voz aguda, es una ingenuidad de idiotas”.

Dario Fo

A pesar de que como decía al principio todos “tengamos un payaso”, no todo el mundo podrá dedicarse profesionalmente. Y menos mal…. ¡porque no solo de payasos vive el hombre!

Hacer cursos con buenos maestros puede ser de gran ayuda para que nuestro payaso aparezca, tanto si tienes la ambición de convertirte en profesional, como si tu propósito es sencillamente vivir una experiencia payasesca que sin duda te hará descubrir un universo fantástico, una parte de ti divertida, estúpida y entusiasta que puede modificar tu visión del mundo y transformarte positivamente.

Alex Navarro

Si te interesa tomar un curso de clown, en nuestra web www.cursosdeclown.com encontrarás información de los cursos que organizamos e impartimos Caroline Dream y Alex Navarro en Barcelona, España y por el mundo.

Debajo un estupendo documental sobre el payaso, con Joan Font (Comediants) como narrador y la participación de Pepe Tonetti, Monti, Oriolo, Tortell Poltrona, Sr. Martinez, Leo Bassi, Ferraroni y Fani. Producido por Caos Producciones con guión de Alfredo Tobía Gomez.

 

Comenta usando tu cuenta de...

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

CLOWNPLANET.COM… difundiendo el clown desde el año 2000


Clownplanet.com, el universo de clowns, payasos y payasas en internet.

Historia de los payasos, clowns de hoy, de ayer, de cine y tv, de hospital, noticias, grupo en facebook, cursos de clown y payaso, actuaciones y eventos, textos, libros, entrevistas, videos, festivales, enlaces y mucho más... siempre todo relacionado con el mundo clownesco.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍNCLOWNPLANET
Recibe la actualidad clownesca en tu correo
Nunca compartiré tus datos con terceros sin tu consentimiento previo.
Tu dirás...